Restauración de los Tapices flamencos del Real Colegio del Patriarca
0 Comments
Sin categoría

Restauración de los Tapices flamencos del Real Colegio del Patriarca

La Fundación IBERDROLA patrocina la restauración de los tapices del Colegio del Patriarca.

Seis grandes tapices flamencos, donados por su fundador, Juan de Ribera. Cuatro de ellos se exhiben colgados de las paredes de la Capilla del Monumento. Por este motivo también se conoce como Capilla de los Tapices. Los paños están fechados a comienzos del siglo XVI, periodo de esplendor de las manufacturas flamencas.

Esta restauración es fruto del convenio firmado entre la Fundación y el Real Colegio del Corpus Christi. Para la restauración, limpieza y consolidación del conjunto de tapices, cuyo precario estado de conservación hacía necesaria una urgente intervención de restauración. Ya que se encontraban muy oscuros y deteriorados por el paso del tiempo.

La Fundación IBERDROLA financiará todo el proyecto. Ha encargado a la Real Fábrica de Tapices la dirección técnica y ejecución de esta restauración. A principios de 2013 se iniciaron los trabajos de restauración, limpieza y consolidación y se estima que terminen cara a 2017.

El citado convenio también recoge el compromiso por parte del Colegio del Patriarca de que, una vez los tapices vuelvan a exponerse, éste velará por su conservación, instalando la iluminación y las medidas de seguridad más apropiadas.

Los tapices del Patriarca pertenecen a una época de oro de la historia de la tapicería. Están fechadas entre 1500 y 1530, período de esplendor de las manufacturas flamencas. Los de fabricación más antigua son los dedicados a La Parábola de la Viña. Los dos de Los Honores, fechados en 1528, corresponden a una misma serie de Moralidades que posee Patrimonio Nacional. Completan la serie los dos de Vicios y Virtudes, también de manufactura bruselense.
La colección de tapices del Colegio Corpus Christi, cuyo interés histórico es de un valor incalculable, es aún desconocida para gran parte de los valencianos, de ahí la importancia de la restauración propiciada por la Fundación IBERDROLA.