Estilo Zen, influencia en decoración
0 Comments
Sin categoría

Estilo Zen, influencia en decoración

Realmente el estilo zen es más como una filosofía de vida o disciplina espiritual que como estilo decorativo como tal. Su origen se encuentra en las enseñanzas de Buda, en el siglo VI a.C. y en las tradiciones espirituales del Hinduismo, alcanzando su máxima expresión en el Japón de mediados del siglo XIII, influyendo profundamente en la mentalidad y las costumbres de la cultura tradicional japonesa.

Decoración baño

Esta filosofía llega a occidente a principios del siglo XX, extendiendo su influencia a distintos ámbitos como la arquitectura y la decoración.

El fundamento del estilo Zen es la búsqueda del equilibrio, la armonía y la paz interior a través de acciones simples y cotidianas. El arte de la caligrafía, la meditación, los rituales, la ceremonia de servir el té o los arreglos florales son algunas de las actividades definitorias del Zen que marcan la decoración en este estilo.

 

Conocemos todos el estado que el estilo Zen transmite como ningún otro,  una sensación de paz y tranquilidad. La iluminación (normalmente sutil, escondida e indirecta) siendo una de sus notas más características, así como el uso de tonos neutros: blancos, grises y beiges, combinados con negros y en algunas ocasiones notas puntuales de color (fundamentalmente rojo, el color de la bandera japonesa).

Este estilo también se caracteriza por el empleo de materiales en su estado natural o poco industrializados, fundamentalmente madera y piedra, la presencia de aromas y arreglos florales naturales, pavimentos de maderas claras (como haya, bambú o fresno) y empleo de tatamis.

 

Decoración zen interiores

En cuanto al mobiliario, el estilo Zen tiende a emplear las piezas cuanto mas simples sean, de líneas rectas y poca altura (futones, mesas bajas, sillas o cojines a ras del suelo, etc.)

 

En el tema de los espacios tienen que ser espaciosos y luminosos, únicamente divididos por biombos, separadores, puertas correderas con ausencia de paredes que eviten el acceso a otras estancias, en Japón se utiliza mucho los separadores con papel de arroz. También se intenta que los espacios sean multifuncionales, es decir, espacios que pueden servir de comedor por el día y por la noche dormitorio.

Muy poca ornamentación, paredes desnudas y accesorios decorativos reducidos al mínimo, detalles naturales, flores o algún objeto de decoración preferentemente budista.

Este tipo de estilo en decoración, muy atractivo pero poco práctico para  los occidentales, pero su estética tranquila ha influenciado en gran medida en el estilo decorativo del norte de Europa, adaptándolo a las necesidades de la cultura, costumbres, condicionales,  pero manteniendo la filosofía ( muebles mas altos, espacios anchos, más luminosidad.